Instituto de Estudios del Jazz de la Universidad de Flores

Jazz y Análisis Transaccional

E-mail Imprimir PDF
Roberto Kertész-rkerteszuflo.edu.ar

Una breve introducción histórica

El jazz es una manifestación artística surgida en los Estados Unidos, fundamentalmente a partir de los aportes de los afroamericanos, para quienes en gran parte fue una forma de manifestar sus sufrimientos en su época de esclavitud. En esos tiempos en su mayoría eran analfabetos y se expresaban mediante cánticos e instrumentos rudimentarios, como tablas de lavar y de viento, tocando de oído. Pero su emoción era tan auténtica y auténtica, que compensaba ampliamente esas limitaciones. Estos lamentos, manifestados frecuentemente forma de “blues” (azules en inglés, pero que significan tristeza) constituyen fundamentos de la historia del jazz.
Al incorporar las iglesias protestantes los cánticos religiosos (música góspel), estos grupos étnicos pudieron integrar su arte con la religión.
La ciudad-origen más importante fue Nueva Órleans, adquirida a Francia en alrededor de 1.000.000 de dólares, cuyos habitantes enriquecieron el género con la música creole.



Con su gran difusión a comienzos del Siglo XX, el jazz se trasladó también a otras ciudades, como Chicago y luego Nueva York, con una creciente participación de músicos blancos.
Lo cual luego coincidió con la época de la prohibición del alcohol, que se consumía clandestinamente en los “speakesies” de la década del 20. Uno de los clientes habituales era Al Capone….

Allí los músicos negros podían tocar, pero no asistir como parroquianos, excepto en lugares reservados para ellos. Cuando hablamos de jazz surge inevitablemente la figura del trompetista Louis Armstrong, uno de los primeros que improvisó en los conciertos.

Mientras escribo esto, como por arte de magia una banda comienza a tocar “Black and blue”, (Negro y triste) en un sitio de mi computadora…

Otra raza perseguida, la judía, se sumó a los artistas de esta manifestación, con grandes exponentes como Benny Goodman, uno de los primeros en incorporar a su banda interpretes de color, como el gran pianista Teddy Wilson. Entre los compositores, los hermanos Gershwin, Irving Berlin, Jerome Kern y muchos otros, cuyas creaciones podemos disfrutar hoy día en los medios masivos.
Los artistas de raza blanca contaban con mayor instrucción y cultura, inclusive con influencias clásicas. También debemos mencionar a los aportes de los artistas italianos, fundamentalmente gracias al cultivo de los instrumentos de viendo en Italia.

Inicialmente sólo existió el jazz “hot”, caliente, principalmente con ejecuciones colectivas y gradualmente añadiéndose improvisaciones. Más adelante y especialmente a partir de Chicago, surgieron el estilo dixieland, más suelto y cultivado principalmente por ejecutantes blancos. Luego, el swing, destinado a ser bailado. Y como no podía ser de otro modo, luego de la década del 30 aparecieron las grandes orquestas como las de Count Basie y Glenn Miller, con arreglos escritos y algunos solos, con un enfoque comercial para grandes salas de baile y venta de discos. Los jóvenes se interesaban por sus letras, bastante melosas en general.

Y finalmente, en los años 50 surgió el jazz moderno,“bebop”, o “cool” (fresco o frío), con poca expresión de emociones , muy técnico y con armonías modernas, requiriendo alto nivel técnico. Todas esas líneas continúan vigentes, pero ya en la década del 60 aparecen algunas derivaciones del género como el rock and roll, que en nuestra opinión tiene poco que ver con la esencia del género, apuntando a lo ruidoso, a las sensaciones corporales en lugar de las emociones con una gran limitación armónica y con predominio de la guitarra como instrumento.

Los tres elementos de la música son la melodía, la armonía (el fondo de acordes o notas superpuestas sobre los cuales se improvisa) y el ritmo.
La improvisación requiere un oído que integre estos tres factores, además de una técnica apropiada y conocimiento del estilo.

Algunas vinculaciones posibles del jazz con el Análisis Transaccional (A.T.)
Gracias a la sugerencia del Lic. Francisco Massó en cuanto a posibles puntos de contacto entre estas disciplinas, ensayaremos a compartir algunas posibles.
El jazz en nuestra opinión es una expresión de libertad y creatividad y el Análisis Transaccional comparte esta orientación, valorando los aportes del Niño Libre, tanto en cuanto a los sentimientos auténticos, como a su expresión y la producción de variaciones en el momento de la inspiración.

Emociones
Consideramos que en el jazz se comparten tres emociones auténticas; tristeza, afecto y alegría.
La primera se halla en la pieza mencionada, “Black and blue”, y más recientemente, en Insensatez. Afecto, en “Noche y día” y en “Mi extraña Valentina”. Alegría en “Cuando los santos vienen marchando” aunque en realidad es una marcha fúnebre, en al cual se celebra la partida al paraíso de algún ser querido. Otra, “Hello,Dolly”.
Esto en especial durante la improvisación colectiva en los conjuntos pequeños, donde se produce la mutua inspiración.

Estados del Yo
En la música clásica se toca lo escrito en la partitura. Sin negar el gran valor de la misma, sólo permite ejecutar lo escrito por otro, aunque grandes compositores como Mozart y Bach eran capaces de improvisar.
Algunos jazzistas escriben sus solos y los aprenden de memoria, al carecer de la capacidad de crear en el momento.
Esto correspondería a una combinación del Adulto con el Niño Sumiso… mientras que el que improvisa es el Niño Libre, lo cual produce una experiencia muy grata.
Transacciones
Al tocar en un conjunto, los Adultos se ponen de acuerdo en cuanto a los arreglos y el repertorio. Pero cuando tocan, los intercambios son entre los Niños Libres (las emociones, de los Niños Naturales que integran a este estado del Yo) y los Adultos del Niño que intuyen lo que ejecutarán los demás y crean espontáneamente. Es muy predominante la comunicación no verbal, en especial la auditiva, pero también la visual al intercambiarse señales para las ejecuciones.

Caricias
Generalmente se intercambian las positivas, que se emiten ante algunas ejecuciones especialmente creativas o brillantes... eso, entre los músicos. Pero lo más gravitante son las caricias recibidas cuando se toca en público, las cuales son esperadas y valoradas. En especial, los aplausos y silbidos.

Posiciones Existenciales
Habitualmente al participar de estos conjuntos, todos actúan desde la Posición Realista (“Yo estoy bien, Tú estás bien”), pero por momentos, se puede caer en el Niño Sumiso ante al público por dependencia de la aprobación o bien al cometer algún error.
¡Pero en general uno la pasa muy bien!

Epílogo personal



Habiendo tenido el privilegio de compartir ejecuciones con músicos argentinos de gran calidad, como el fallecido guitarrista Walter Malosetti, grandes clarinetistas y saxofonistas como Carlos Alonso, Alfonso Ferramosca (quien al tocar con Armstrong en la década del 60 en el cine Gran Rex , fue distinguido por aquél como “el mejor clarinetista del mundo fuera de los E.E.EU.U.), Alfredo Remus en bajo, Oscar Linero y Carlos Astarita en batería, Marcelo Mayor y Adrián Segers en guitarra y banjo, Tony Salvador (piano) y muchos otros, puedo dar mi testimonio. Me refiero a la gratísima intimidad que se experimenta en esas reuniones y al volver a escuchar las grabaciones de las mismas.
En la foto de 1954, participo en trompeta con Alfonso Ferramosca en clarinete. Y les invito a visitar el sitio Idejazz, si desean escuchar algunas grabaciones de nuestros conjuntos, desde 1992.

 

Buscador

Fotos

Contacto

Instituto de Difusion y Estudios del Jazz de la Universidad de Flores
Camacua 245 - Flores
Ciudad de Buenos Aires
1406
Argentina

Tel:(11) 15-5871-9253
linerodrum@hotmail.com

Canal Youtube

IDEJazz Youtube

En línea

Tenemos 4 invitados conectado